Etiquetas

, , , , , , , , ,

poster_102056_1418481106

¡Bienvenidos una vez más queridos lectores! Debido a mis ocupaciones universitarias, he tenido bastante descuidado el blog en estos primeros meses del presente año, sin embargo, poco a poco iremos retomando la regularidad. He de confesar que a pesar de que ya paso febrero y fue el ¡Boom! De los premios Óscar, solamente he visto dos de las nominadas, por lo tanto no he podido hablar sobre éstas, aunque de igual manera, espero sacar sus reseñas posteriormente.

Si bien los últimos meses no he tenido el tiempo suficiente como para darme mis vueltas regulares al cine, hoy toca hablar de una película que no podía pasar por alto, como ya muchos sabrán, soy un gran fanático del llamado “Noveno arte” el cuál desde hace ya unos cuantos años se ha convertido en prácticamente un nuevo sub-género del cine, puesto que cada año son varios los estrenos de cine que tienen sus orígenes en las viñetas, honestamente, no seré yo alguien que se queje ni un poco sobre esto, debido a lo mucho que me gustan los cómics.

Matthew Vaughn, sin duda alguna se ha convertido en el nuevo artífice de películas basadas en cómics, dando un soplo de aire fresco a las demás adaptaciones que vemos cada año, es obviamente, una persona que conoce el medio con la palma de su mano, me considero fan de lo que logro con una saga que parecía gastada como la de los “X men”, y es precisamente por su trabajo en “First Class” y sobre todo en “Kick Ass” que desde el momento que supe que Vaughn se acercaría nuevamente a una obra de Mark Millar, marque el estreno como imprescindible.

Antes de comenzar con la reseña, cabría mencionar el hecho de que aunque actualmente tengo bastante descuidado el ámbito de los cómics, no hay duda alguna de que en próximas entregas estaré trayendo reseñas de las obras de Mark Millar, autor que se podría decir que ha creado su propio universo dentro del cómic, con un estilo único que podrá disgustar a algunos, pero que de todas formas tiene algunas obras destacadas que valdría la pena traer al blog.  Sin más por agregar comencemos a ver que nos ofrece una de las películas más entretenidas de los últimos años.

Historia.

Harry Hart es un agente veterano que pertenece a una organización secreta de espías que se hace llamar Kingsman, sin embargo, durante una misión un agente se sacrifica para salvar a sus compañeros incluyendo a Hart, será entonces cuando sintiéndose culpable le confiere una medalla al hijo de su compañero para que en caso de llegar a necesitar ayuda, marque el número que se encuentra al reverso.

kingsman-secret-service-trailer-breakdown-11

Años después, un filántropo millonario pone en jaque la organización Kingsman maquinando un plan que pondría en riesgo al mundo entero, de tal forma que Hart y compañía se ven en la necesidad de conseguir a un nuevo agente, el destino hará que sea precisamente Gary Unwin, (el niño a quien regalo la medalla en el pasado) uno de los serios candidatos a convertir en el nuevo agente Kingsman.

 Opinión Personal.

Kingsman comienza como toda película debería de hacerlo, con una secuencia que llame la atención del espectador para que se interese por la historia que le van a comenzar a contar, aun así, digamos que la película al principio es algo muchas veces visto, más que nada por la trillada historia de un personaje que se creía inútil y resulta ser alguien capaz o elegido para convertirse en todo un héroe, pero son muchas las gotas de genialidad que el metraje va soltando con el pasar de los minutos y ahora entraremos en detalle de éstas.

Primero que nada comencemos con lo más práctico, la banda sonora de Kingsman sigue la estela de las anteriores obras de Vaughn, algo sumamente obvio cuando vemos el nombre de Henry Jackman en los créditos, compositor que ya había trabajado con Vaughn en sus anteriores dos obras ya citadas, en esta ocasión, podemos decir que es más de lo mismo pero bien aplicado, debido a que una película como Kingsman requiere de una banda sonora que imprima esa adrenalina que las escenas de acción requieren y como no, también ese toque único para las escenas de humor, tal vez no cuente con un tema que sea recordado al final de la proyección, pero cumple con su objetivo, con excepción tal vez de la famosa escena de las “cabezas” y su acompañamiento musical, una gozada que sin duda hará reír a cualquiera.

kingsman-the-secret-service

Detrás de las cámaras no podemos hacer otra cosa que no sea elogiar el trabajo realizado por Matthew Vaughn, debido a que imprime ese estilo propio tan característico, principalmente en las escenas de acción, si hay algo que siempre disfrutaré en una secuencia de acción, es que la cámara enfoque en todo momento lo que sucede y por lo tanto podamos ver la coreografía en todo su esplendor, a diferencia de muchas películas del género que se dedican a multitud de cortes por segundo haciendo la acción confusa, Vaughn logra lo primero, la forma en que enfoca las peleas cuerpo a cuerpo simplemente es sublime, los ángulos y los juegos con la escena componen secuencias “casi imposibles” que resultan en un deleite para los fans al género.

En especial me gustaría comentar el gran trabajo durante la “polémica” escena de la iglesia, pongo polémica entre comillas porque uno al ir a ver estas historias debe de aceptar el humor negro que tiene impreso, dejando de lado eso, la coreografía y la manera en que se utiliza la cámara en perspectiva primera persona es fantástico, debido a que incluso nos da la sensación de encontrarnos en un videojuego, algo que repetirá más adelante en el clímax de la película, la cámara lenta es usada con sabiduría y en los momentos oportunos para no dar la sensación de agotamiento, sin duda, el mejor trabajo de Vaughn hasta el momento, que da muestras del talento que puede llegar a alcanzar.

En el lado de los personajes, todos sin excepción alguna, son personajes mil veces vistos en este tipo de películas y se podría decir que en ningún momento se encuentran adecuadamente desarrollados, pero todos cuentan con un carisma apabullante debido al buen hacer de los actores, en primer lugar, me gustaría destacar el trabajo del prácticamente desconocido Taron Egerton, quien muestra solidez al frente del reparto, algo sumamente meritorio cuando analizamos todos lo demás nombres, compone un personaje con el que es muy fácil empatizar y estar de su parte, en el resto de secundarios de lujo nos encontramos a los siempre eficientes Michael Caine y Mark Strong, en el caso del primero cumpliendo con elegancia un rol en el que ya nos acostumbramos de verlo y de todas formas eleva al personaje con su sola presencia y del otro lado es toda una agradable sorpresa encontrarnos a Strong en un papel diferente al imponente villano que tan bien se le da, sin duda su personaje gana enteros mientras más avanza la trama y el actor muestra su porte serio y cómico en esta ocasión.

kingsman-the-secret-service-Samuel-L-Jackson

Y por último, para mí personalmente los dos que más se lucen, por un lado Colin Firth en un papel al que nunca creí llegar a verlo, seriedad, porte, elegancia, carisma, son muchos los adjetivos que Colin le agrega a sin duda el mejor personaje de la película, también toda una sorpresa como héroe de acción, aunque no todo se queda ahí, puesto que el gran talento dramático del actor también se encuentra demostrado en un par de escenas y por otro lado el villano de la función presentado por un Samuel L. Jackson totalmente pasado de “rosca” como dirían algunos, compone un villano tremendamente divertido, pero a la vez despiadado, con un plan que sirve de crítica para mostrar la  dependencia de los humanos al internet y los celulares, los cara a cara entre Firth y Jackson son de lo mejor debido a la rivalidad que va creciendo entre ellos, además de ese pequeño “guiño” al hecho de no encontrarnos ante la típica película de espías, dicho por los propios personajes.

Kingsman: The Secret Service es un gran divertimento, una película de acción y comedia envuelta en ese ambiente de “mala leche” que se encuentra en la mayoría de los films de su director, Vaughn se muestra solvente tras las cámaras acompañado de unos actores en total estado de gracia, sin duda alguna como lo mencione al inicio del post, una de las películas más entretenidas de los últimos años y un soplo de aire fresco al sub-género de superhéroes y obviamente al de los espías. Jack Bauer estaría orgulloso de este nuevo espía bajo el apodo de “Eggsy”.

Anuncios